24.2.18

Buscar a Dios en los escondido


"Muy bien haces, ¡oh alma!, en buscarle siempre escondido, porque mucho ensalzas a Dios y mucho te llegas a Él teniéndole por más alto y profundo que todo cuanto puedes alcanzar. Y, por tanto, no repares en parte ni en todo lo que tus potencias pueden comprehender. Quiero decir que nunca te quieras satisfacer en lo que entendieres de Dios, sino en lo que no entendieres de Él; y nunca pares en amar y deleitarte en eso que entendieres o sintieres de Dios, sino ama y deléitate en lo que no puedes entender y sentir de Él: que eso es, como habemos dicho, buscarle en fe. Que, pues es Dios inaccesible y escondido, como también habemos dicho, aunque más te parezca que te hallas y le sientes y le entiendes".

"Siempre le has de tener por escondido y le has de servir escondido en escondido. Y no seas como muchos insipientes, que piensan bajamente de Dios, entendiendo que, cuando no le entienden o le gustan o sienten, está Dios más lejos y más escondido, siendo más verdad lo contrario, que cuanto menos distintamente le entienden, más se llegan a Él, pues, como dice el profeta David (Salmo 17. 12): 'Puso su escondrijo en las tinieblas'. Así, llegando cerca de Él, por fuerza has de sentir tinieblas en la flaqueza de tu ojo. Bien haces, pues, en todo tiempo, ahora de adversidad, ahora de prosperidad espiritual o temporal, tener a Dios por escondido, y así clamar a Él, diciendo: ¿Adónde te escondiste?" (Cántico Espiritual 1.12).




Ganas de Dios
La primera canción del Cántico Espiritual de San Juan de la Cruz es una pequeña obra maestra para centrar en lo esencial a quienes desean avanzar por el camino espiritual y secundar el proyecto de Dios sobre sus personas. Comenzaba con la expresión "Cayendo el alma en la cuenta....", es decir, en un momento de claridad interior, de toma de conciencia, de lucidez espiritual sobre la respuesta que debe dar al Dios de la creación y al Dios de la redención, decide no seguir sesteando y se lanza a buscarlo con todas las ansias de su corazón.

Espacios desconocidos
En esta búsqueda. nos va a decir en el texto que hemos elegido el acierto de mirar más allá de lo que vemos y sentimos. La clave está en saber que está escondido y en no cejar de explorar ese espacio desconocido. Nos alienta: "Muy bien haces en buscarle siempre escondido" porque es la mejor manera de alabarle y de estar más cerca de Él.

Y nos propone sin más los medios para alcanzar ese objetivo

- la fe: nunca te quieras satisfacer en lo que entendieres de Dios, sino en lo que no entendieres de Él.

- el amor: nunca te detengas en amar y deleitarte en eso que entendieres o sintieres de Dios, sino ama y deléitate en lo que no puedes entender y sentir de Él

En el pensamiento de Juan de la Cruz, bien podríamos añadir:

- la esperanza: nunca te pares a considerar lo que tú esperas de Dios, sino húndete en la profundidad de sus promesas que siempre superan tus minúsculas esperanzas.

Y concluye: aunque más te parezca que le hallas y le sientes y le entiendes, siempre le has de tener por escondido y le has de servir escondido en escondido.

He aquí la sabiduría verdadera. Sin embargo, a menudo nos pasa lo contrario y es cuando ejercemos de ignorantes. Si no entendemos a Dios, ni lo sentimos, ni gozamos de su presencia, nos parece que estamos muy lejos de Él. Un gran error espiritual. Y eso impide el auténtico progreso espiritual.

La cercanía del sol deslumbra
El camino más seguro es el contrario, es decir, cuando menos claras son las ideas sobre Dios más cerca se está de Él porque entonces nos ofusca y el entendimiento se ensombrece. Es entonces cuando quien tiene experiencia de Dios se asombra de su acertada manera de actuar con la persona. Comprende cuán limitado es el entendimiento humano. Y se siente dichoso de ver que Dios le ama de una manera entrañable por encima de sus gustos o caprichos humanos. A partir de aquí, la pasión por Dios se adapta, se sujeta a la pasión de Dios por la creatura.

Ángel M. Briñas, OCD | Preparación: OratorioCarmelitano.com / OratorioCarmelitano.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Donaciones

Si te gusta la página, ayúdanos a su mantenimiento.
¡Muchas gracias!