22.5.22

Ya disponible el Devocionario del Devoto Cristiano



Ya tienes a tu disposición una nueva edición del "Devocionario del Devoto Cristiano: Oraciones y devociones para la oración, la meditación y la formación". Se trata de un compendio de los últimos posts y oraciones que hemos ido publicando, a partir del devocionario publicado en los años veinte, convenientemente revisado y actualizado.

Lo puedes descargar gratuitamente (formato pdf, 1,36 MB y 336 páginas) desde el Grupo del Oratorio Carmelitano.

11.5.22

Corazón de Jesús: pan que repara



Éste es el Corazón de Jesús que tanto ama a los hombres.

Ahí estás, ofreciendo tu pan que fortalece y da vida. Pan que repara las fuerzas del cuerpo fatigado y del espíritu débil. Sigues ofreciéndonos todo lo mejor, sigues ofreciéndote a ti mismo.

Te presentas con tu cuerpo herido y frágil.

Con tus manos desgastadas por hacer el bien, con tus pies firmes surcados por el cansancio de los caminos andados. Manos y pies heridos, atravesados, rotos. Heridas que son testimonio de tu gran obra de amor y reparación.

Al mismo tiempo veo también un cuerpo vital, fuerte, saludable, nuevo. Porque representas la verdad, el hombre nuevo, el Cristo pascual. En ti se puede contemplar al Dios verdadero; realidad que rompe nuestra historia para devolverla al punto de partida, a la fuente de donde brota el agua viva.

8.5.22

Mes de mayo en honor a Nuestra Señora



Cada día, sol@ o en familia, reza las oraciones que puedes encontrar a continuación. Venimos de Dios, que nos ha creado, y vamos a Dios. Y el camino que más rectamente nos hace ir y conocer a Dios es María. Por esto los santos dicen: quien no tiene a María por Madre, no tiene a Dios por Padre.

Introducción:
Yo confieso ante Dios Todopoderoso que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa María Madre de Dios, a los ángeles y a los santos, que intercedáis por mí ante Dios nuestro Señor. Amén.

Continuar leyendo...

4.5.22

Ave Maris Stella (en latín y en español)



Aver, maris stella,
Dei Mater alma,
atque semper Virgo,
felix coeli porta.

Sumens illud Ave
Gabrielis ore,
funda nos in pace,
mutans Hevae nomen.

Solve vincla reis,
profer lumen caecis,
mala nostra pelle,
bona cuncta posce.

Monstra te esse Matrem,
sumat per te preces,
qui pro nobis natus
tulit esse tuus.

Virgo singularis,
inter omnes mitis,
nos culpis solutos,
mites fac et castos

Vitam praesta puram,
iter para tutum,
ut videntes Iesum,
semper collaetemur.

Sit laus Deo Patri,
summo Christo decus,
Spiritui Sancto,
tribus honor unus. Amen.




Salve del mar estrella

Salve del mar estrella,
de Dios Madre pura,
y siempre Virgen,
feliz del cielo puerta.

Al recibir aquel "ave"
de boca de Gabriel,
fúndanos en la paz
mudando de Eva el nombre (Eva en Ave).

Suelta las cadenas a los reos,
da luz a los ciegos,
los males nuestros quita,
los bienes todos consíguenos.

Muestra que eres Madre,
reciba por ti nuestras preces
el que por nosotros nacido
quiso ser tuyo.

Virgen singular,
entre todas mansa,
a nosotros de culpas libres,
mansos haznos y castos.

Vida danos pura,
camino prepáranos seguro,
para que viendo a Jesús
siempre nos alegremos.

Sea la alabanza a Dios Padre,
al sumo Cristo loor,
al Espíritu Santo,
y a los tres un mismo honor. Amén.

| Preparación: OratorioCarmelitano.com / OratorioCarmelitano.blogspot.com




| Devocionario | | Confesion | | DevocionarioCristiano | | DevotoCristiano |

1.5.22

Cor arca (en latín y en español)



Cor, Arca legem continens,
non servitutis veteris,
sed gratiae, sed veniae,
sed et misericordiae.

Cor sanctuarium novi
intemeratum foederis,
templum vetusto sanctius,
velumque scisso utilius.

Te vulneratum charitas
ictu patenti voluit,
amoris invisibilis
ut veneremur velnera.

Hoc sub amoris symbolo,
passus cruenta, et mystica,
utrumque sacrificium
Christus Sacerdos obtulit.

Quis non amantem redamet?
Quis non redemptus diligat,
et Corde in isto seligat
aeterna tabernacula?

Decus Parenti, et Filio,
Sanctoque sit Spiritui,
quibus potestas, gloria,
Regnumque in omne est saeculum. Amen.





Oh Corazón.

Oh Corazón, arca que contiene la ley,
no de la esclavitud antigua,
sino de la gracia, del perdón,
y de la misericordia.

Oh Corazón, santuario intemerado
de la nueva alianza,
templo más santo que el antiguo
y velo más sutil que el que se rasgó.

La caridad quiso que fueses herido
con patentes heridas
para que venerásemos las heridas
del amor invisible.

Bajo este símbolo de amor,
padeciento sangrientos y místicos dolores,
ofreció Cristo Sacerdote
ambos sacrificios.

¿Quién no devolverá amor a quien le ama?
¿Quién, redimido, no amará
y no elegirá a este Corazón
como su perpetua morada?

Honor al Padre, y al Hijo,
y al Espíritu Santo,
suyos son el poder, la gloria,
y el Reino por todos los siglos. Amén.

| Preparación: OratorioCarmelitano.com / OratorioCarmelitano.blogspot.com




| Devocionario | | Confesion | | DevocionarioCristiano | | DevotoCristiano |

Ayúdanos a continuar

Son muchas horas las que dedicamos para publicar contenido, por el simple placer de ayudar a gente como tú y para servir de instrumento que aporte valor espiritual. Por eso es que, de vez en cuando, viene muy bien una muestra de apoyo que anime a seguir trayéndote más material, información, y divulgando la moral y el carisma carmelitano. Si te ha gustado este sitio, si te ha servido de ayuda, si quieres colaborar, puedes donar algo. Por pequeña cantidad que sea te lo agradeceremos enormemente y estamos seguros que el Señor te lo recompensará con creces.
Envíanos tu donativo mediante Paypal a la dirección:

oratoriocarmelitano@gmail.com

¡Gracias!