1.5.18

Mes de mayo, mes de nuestra Madre y Señora Santa María


Cada día, sol@ o en familia, reza las oraciones que puedes encontrar a continuación. Venimos de Dios, que nos ha creado, y vamos a Dios. Y el camino que más rectamente nos hace ir y conocer a Dios es María. Por esto los santos dicen: quien no tiene a María por Madre, no tiene a Dios por Padre.

Mes de María
Introducción:
Yo confieso ante Dios Todopoderoso que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa María Madre de Dios, a los ángeles y a los santos, que intercedáis por mí ante Dios nuestro Señor. Amén.

Plegaria:
Bendita sea tu pureza,
y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea
en tan graciosa belleza,
a ti, celestial Princesa,
Virgen sagrada María
te ofrezco en este día
alma, vida y corazón.
Mírame con compasión,
no me dejes, Madre mía.

¡Oh dulcisimos corazones de Jesús, José y María,
misericordia tened y piedad del alma mía!

Hasta morir en tu amor, no me dejes de tu amparo ni me deje jamás tu compañía,
dulcísima Reina y Señora que motiva mi alegría:
escucha los ruegos de tu hijo y cobíjame contigo cada día.

Oración:
Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro auxilio, haya sido abandonado de Vos. Animado con esta confianza a Vos también acudo, oh Virgen, Madre de las vírgenes, y aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados, me atrevo a comparecer ante vuestra presencia soberana.

No desechéis, oh Madre de Cristo, mis humildes súplicas, antes bien, escuchadlas y acogedlas favorablemente. Amén.

Preces:
- Madre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acordaos de mí, miserable pecador. Avemaría...

- Acueducto de las divinas gracias, concededme abundancia de lágrimas, para llorar mis pecados. Avemaría...

- Reina de Cielos y tierra, sed mi amparo y defensa contra las tentaciones de los enemigos de mi alma. Avemaría...

- Madre Inmaculada, alcanzadme de vuestro Santísimo Hijo las gracias que necesito para mi salvación. Avemaría...

- Abogada y refugio de pecadores, asistidme en el trance de mi muerte y abridme las puertas del Cielo. Avemaría...

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Oración final:
¡Oh, Señora mía! ¡Oh, Madre mía! ¡Oh, Reina mía! Yo me ofrezco del todo a Vos; y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón... En una palabra: todo mi ser. Ya que soy todo vuestro, oh Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra.

Madre, aquí tenéis a vuestro hijo. (Repetir 3 veces).

En Vos, Madre mía dulcísima, he puesto toda mi confianza y nunca jamás seré confundido. Amén.

Himno carmelitano:
Flor del Carmelo
viña florida
esplendor del Cielo
Virgen fecunda y singular,
¡oh, Madre tierna!,
refugio del pobre
a tus carmelitas
proteja tu nombre
estrella del mar.

Jaculatorias finales:
Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío.
Dulce Corazón de María, sed mi salvación.
San José, ruega por nosotros.
Ave María Purísima, sin pecado concebida.


| Preparación: OratorioCarmelitano.com / OratorioCarmelitano.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Donaciones

Si te gusta la página, ayúdanos a su mantenimiento.
¡Muchas gracias!