6.19.2017

Voto heroico o Voto en favor de las ánimas del Purgatorio


La devoción que tiene el nombre de "voto en favor de las ánimas del Purgatorio", conocida popularmente como "Voto heroico" (de ahí lo de "un acto heroico de caridad"), consiste en hacer oblación voluntaria en favor de las ánimas del Purgatorio, de todo fruto satisfactorio de todas nuestras obras en vida, y de todos los sufragios que por nosotros se hagan después de nuestra muerte. Este voto está aprobado y agraciado con muchas indulgencias por los Sumos Pontífices Benedicto XIII, Pío VI, y Pío XII.

Primeramente, los sacerdotes que lo hacen gozan del indulto de altar privilegiado personal en todos los días del año.




En segundo lugar, todos los fieles que hagan este voto ganarán indulgencia plenaria aplicable solamente por las ánimas del Purgatorio, con las siguientes condiciones:
-1: Siempre que reciban la sagrada comunión, con tal que visiten una iglesia u oratorio público, rogando por la intención del Sumo Pontífice.
-2: Todos los lunes del año, oyendo misa en sufragio de las ánimas del Purgatorio, y haciendo lo antes indicado.

En tercer lugar, todas las indulgencias que se ganen son en favor de las ánimas del Purgatorio.

Este voto no obliga bajo pecado, y el que lo ha hecho puede retractarse sin pecar cuando lo tenga conveniente. Los que no puedan comulgar, pueden hacer una obra de caridad, de misericordia, de penitencia o cualquier otro tipo que les indique su confesor.

Los que no puedan oir misa el lunes, pueden aplicar la del domingo.

Para hacer este voto una de las fórmulas es la siguiente:

Yo, [decir el nombre], cedo en sufragio de las benditas ánimas del Purgatorio todo el fruto satisfactorio de todas cuantas obras hiciere en toda mi vida, y de los sufragios que por mí se hicieren después de mi muerte. Y para mayor acierto, pongo todo este fruto satisfactorio en manos de la Santísima Virgen Carmelitana, para que ella lo distribuya según su voluntad.

Aclaraciones:
- El "acto heroico" no impide que el fiel ore por determinadas personas difuntas, pero tanto nuestros ruegos -como los de cualquier fiel cristiano- son distribuidos por la misericordia de Dios a las ánimas según el Señor lo crea conveniente. Por eso mismo no hay problema alguno en que se ore por personas o familiares que ya hayan alcanzado el Cielo, puesto que esas oraciones no se pierden, sino que son aplicadas a otras ánimas.

- Comprometerse en el "voto heroico" puede hacerse de palabra (mediante la fórmula que acabamos de poner) o por voluntad, simplemente deseándolo. Asimismo, también puede revocarse de las dos maneras, por eso es conveniente renovarlo, lo cual nos servirá también a quienes lo hagan de recordatorio y de fidelidad en su implicación por ayudar a las ánimas purgantes.

- El acto de generosidad (ofrecer todo lo que podría ser para nosotros ventajas en favor de las ánimas del Purgatorio) no debe hacernos temer de que pasemos un Purgatorio peor, el reverendo Shouppe cuenta cómo, estando Santa Gertrudis a punto de morir, ella temía que habiendo dedicado tantos esfuerzos y oraciones por las ánimas del Purgatorio, se encontrase abandonada en la otra vida. Sin embargo tuvo una visión del Señor en donde le decía: "La generosa donación que de todas tus obras has hecho para las santas almas me ha agradado singularmente; y para darte prueba de ello, declaro que todas las penas que habrías tenido que perdurar en la otra vida son condonadas; además, en recompensa por tu generosa caridad, de tal manera realzaré el valor de los méritos de tus obras que te aumentarán la gloria en el cielo" (p. 208). Además, es lógico suponer que también contaremos con el auxilio y ayuda de las ánimas que por nuestros méritos sus penas se hayan visto aliviadas.

| Preparación: OratorioCarmelitano.com / OratorioCarmelitano.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario