30.4.19

Oración para después de confesarse


Después de la confesión se deben dar gracias a Dios de habernos devuelto, con su gracia, la inocencia bautismal. Cumplir lo más pronto posible la penitencia impuesta por el Confesor, y concluir con la siguiente oración:

Padre Santo, uniendo mi penitencia a todas las que se han hecho hasta el día de hoy por la gloria de Vuestro Nombre, y a todas las obras satisfactorias de Vuestro amado Hijo, a sus ayunos, a sus vigilias y oraciones..., Os ofrezco esta confesión y esta satisfacción, suplicándoos por los méritos de la pasión de Jesús y por la intercesión de la Santísima Virgen María y de los santos, la aceptéis y me la hagáis provechosa. En cuanto a lo que he podido faltar en ella, sin culpa grave de mi parte, a la sinceridad de mi preparación, a la perfección de mi contrición, a la fidelidad y claridad en las declaraciones de esta confesión, como también en las anteriores, la confío toda al dulcísimo Corazón de Vuestro Hijo, a fin de que todas las faltas y negligencias de las que me haya hecho culpable en la recepción de este Sacramento sean entera y perfectamente reparadas por este divino Corazón, para Vuestra eterna gloria.

Dignaos, pues, Dios mío, confirmar en el cielo la absolución que se me acaba de dar en la tierra. Así sea.

Ayúdanos a continuar

Son muchas horas las que dedicamos para publicar contenido, por el simple placer de ayudar a gente como tú y para servir de instrumento que aporte valor espiritual. Por eso es que, de vez en cuando, viene muy bien una muestra de apoyo que anime a seguir trayéndote más material, información, y divulgando la moral y el carisma carmelitano. Si te ha gustado este sitio, si te ha servido de ayuda, si quieres colaborar, puedes donar algo. Por pequeña cantidad que sea te lo agradeceremos enormemente y estamos seguros que el Señor te lo recompensará con creces.
Envíanos tu donativo mediante Paypal a la dirección:

oratoriocarmelitano@gmail.com

¡Gracias!