4.3.18

Novena de la gracia de San Francisco de Javier


Esta novena se reza cada día del 4 al 12 de marzo.

Oración indulgenciada:
¡Oh, amabilísimo y lleno de caridad, San Francisco Javier! Junto con vos adoro con la mayor reverencia a la Divina Majestad; y complaciéndome sumamente en los especialísimos dones que os comunicó, de gracia en tiempo de vuestra vida, y de gloria después de vuestra muerte, le rindo las más afectuosas gracias; y os suplico con todo mi corazón, que me alcancéis por vuestra poderosísima intercesión la gracia importantísima de vivir y morir santamente; os suplico, además, que me impetréis... (aquí se pide las gracias espirituales y temporales que se desean). Y si esto que pido no es para mayor gloria de Dios y mayor bien de mi alma, alcanzarme vos lo que sea más conforme a lo uno y a lo otro. Así sea.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

(Oración compuesta por el reverendo Mastrilli e indulgenciada para la Novena de la Gracia de San Francisco Javier).




Oración que compuso y decía San Francisco de Javier:
Eterno Dios, Creador de todas las cosas, acordaos que Vos creasteis las almas de los infieles, haciéndolas a vuestra imagen y semejanza.

Mirad, Señor, cómo en oprobio vuestro se llenan de ellas los infiernos. Acordaos, Padre Celestial, de vuestro Hijo Jesucristo, que derramando tan liberalmente su sangre, padeció por ellas. No permitáis que sea vuestro Hijo por más tiempo menospreciado de los infieles, antes bien, aplacado con los ruegos y oraciones de vuestros escogidos los Santos y de la Iglesia, Esposa benditísima de vuestro mismo Hijo, acordaos de vuestra misericordia y, olvidando su idolatría e infidelidad, haced que ellos conozcan también al que enviasteis, Jesucristo, Hijo vuestro, que es salud, y vida y resurrección nuestra, por el cual somos libres y nos salvamos, a quien sea dada la gloria por infinitos siglos de los siglos. Amén.

V. - SAN FRANCISCO DE JAVIER, ROGAD POR NOSOTROS.
Respuesta: - PARA QUE SEAMOS DIGNOS DE ALCANZAR LAS PROMESAS DE JESUCRISTO.

Oremos:
Oh Dios, que por la predicación y milagros del bienaventurado Francisco, quisisteis agregar a vuestra Iglesia las naciones de la India: concedednos propicio que, pues veneramos sus gloriosos merecimientos, imitemos también los ejemplos de sus virtudes. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oración compuesta por San Francisco de Javier y que repetía habitualmente:
Alma de Cristo,
santifícame.

Cuerpo de Cristo,
sálvame.

Sangre de Cristo,
embriágame.

Agua del costado de Cristo,
purifícame.

Pasión de Cristo,
confórtame.

¡Oh, buen Jesús!,
óyeme.

Dentro de tus llagas,
escóndeme.

No permitas que nunca ni nada me separe de Ti.

Del maligno enemigo,
defiéndeme.

En la hora de mi muerte,
llámame,

y mándame ir a Ti, para que, con tus ángeles y tus santos, te alabe por los siglos de los siglos. Amén.

| Preparación: OratorioCarmelitano.com / OratorioCarmelitano.blogspot.com