20.9.22

Sin arrimo y con arrimo



Nuestro auxilio es el nombre del Señor, que hizo el cielo y la tierra.




Sin arrimo y con arrimo,
sin luz y a oscuras viviendo,
todo me voy consumiendo.

Mi alma está desasida
de toda cosa criada,
y sobre sí levantada,
en una sabrosa vida,
sólo en su Dios arrimada

Por eso ya se dirá
la cosa que más estimo,
sin arrimo y con arrimo.

Y aunque tinieblas padezco
en esta vida mortal,
no es tan crecido mi mal porque,
si de luz carezco,
tengo vida celestial;
porque el amor de tal vida
cuando más ciego va siendo
que tiene el alma rendida
sin luz y a oscuras viviendo.

Hace tal obra el amor,
después que le conocí,
que si hay bien o mal en mí
todo lo hace de un sabor
y al alma transforma en sí.

Y así, en su llama sabrosa
la cual en mí estoy sintiendo,
apriesa sin quedar cosa
todo me voy consumiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ayúdanos a continuar

Son muchas horas las que dedicamos para publicar contenido, por el simple objeto de ayudar a gente como tú y para servir de instrumento que aporte valor espiritual. Por eso es que, de vez en cuando, viene muy bien una muestra de apoyo que anime a seguir trayéndote más material, información, y divulgando la moral y el carisma carmelitano. Si te ha gustado este sitio, si te ha servido de ayuda, si quieres colaborar, puedes donar algo. Por pequeña cantidad que sea te lo agradeceremos enormemente y estamos seguros que el Señor te lo recompensará con creces.
Envíanos tu donativo mediante Paypal a la dirección:

oratoriocarmelitano@gmail.com

¡Gracias!