4.11.20

Testimonio de San Antonio María Claret sobre Ntra. Sra. del Carmelo



La Virgen del Carmelo salva a un alma atormentada

Una mujer de sesenta y cuatro años se vino a confesar conmigo. En toda su vida no se había confesado más que dos veces. La primera vez que se confesó tenía diez años, y la segunda, veinte, en que se casó.

Desde muy niña fue siempre muy mala. Estuvo en diferentes reinos y en todas partes fue malísima.

Finalmente volvió a Madrid, su patria, y le vinieron ganas de confesarse, pues que ya hacía cuarenta y cuatro años que no se había confesado, y las dos veces que antes se había confesado, no lo había hecho bien.

Yo, al oír su larga y malísima vida, y al verla tan compungida y deseosa de emprender una vida penitente, le pregunté si había tenido alguna devocion. Y me contestó que, no obstante su mala vida, cada día había rezado siete Padrenuestros y siete Avemarías a la Santísima Virgen del Carmelo, que desde muy pequeña había oído decir que era cosa buena rezarle. En el mes de noviembre de 1864 se confesó y siempre más siguió bien, y no dudo que conseguiría la gloria.


| San Antonio María Claret. "Mi propia vida".




| SanAntonioMariaClaret | | Conversiones | | Testimonios | | MiPropiaVida |

1.11.20

Mes de noviembre, mes dedicado a las ánimas del purgatorio



Dediquemos este mes de noviembre a la oración y a la divulgación de la devoción para ayudar a las ánimas del purgatorio. Para ello, no olvides ayudarte con los recursos gratuitos que el Oratorio Carmelitano pone a tu alcance:

- El tratado del Purgatorio.
- La Corona por los difuntos.
- El ejercicio devoto por las ánimas.
- El ejercicio semanal por las ánimas.
- Las oraciones por los difuntos.
- Septenario de San Nicolás de Tolentino, protector de las ánimas del purgatorio.




| AnimasPurgatorio | | Purgatorio | | Noviembre | | MesDeNoviembre |

15.10.20

15 de octubre, Santa Teresa de Jesús



Cuan triste es Dios mío, la vida sin ti,
ansioso de verte, deseo morir.

Carrera muy larga es la de este suelo,
morada penosa, muy duro destierro,
¡oh, dueño adorado, sácame de aquí!,
ansioso de verte, deseo morir.

El amor mundano apela a esta vida,
el amor divino por la otra suspira.
Sin ti, Dios Eterno, ¿quién puede vivir?,
ansioso de verte, deseo morir.

La vida terrena es continuo duelo,
vida verdadera la hay solo en el Cielo,
permite, Dios mío, que viva yo allí,
ansioso de verte, deseo morir.

(Santa Teresa de Jesús)



| SantaTeresadeJesús | | SantaTeresadeJesus | | 15octubre | | Santa Teresa |

12.10.20

Carlos Acutis, nuevo beato de la Iglesia



Aunque su vida la pasó en Milán, el joven Carlos Acutis nació en 1991 en Londres, donde estaban residiendo sus padres por trabajo. Se le ha llamado "el apóstol de la Eucaristía", por su devoción a ese sacramento y su dedicación a su propagación, creando incluso portales en Internet para reunir los milagros relacionados con la Sagrada Eucaristía.

El 5 de julio de 2018 la Iglesia lo declaró "venerable", y el pasado 10 de octubre fue declarado beato en la Basílica de San Francisco de Asís, y siendo su festividad el 12 de octubre. Parte de su obra se puede sguir en la Exposición Internacional por él diseñada (y que ya ha recorrido un grandísimo número de países), en donde se puede descargar también el material de la exposición. También existe una página personal que es el alojamiento de oficial de la Asociación Carlos Acutis y de su causa de beatificación.

Las palabras de este joven hoy nos conmueven y son un motivo más de interpelarnos, y de dar gloria a Dios.

"La tristeza es dirigir la mirada hacia uno mismo, la felicidad es dirigir la mirada hacia Dios. La conversión no es otra cosa que desviar la mirada desde abajo hacia lo alto. Basta un simple movimiento de ojos". Carlos Acutis

6.5.20

Acto de consagración a la Preciosa Sangre de Cristo


Preciosa Sangre palpitando en el Eucarístico Corazón de Jesús, yo te adoro y te ofrezco en homenaje mi alabanza y amor.

En el Calvario, Tú vertiste el precio de mi redención; en el altar, Tú eres mi vida y la fuente de todas las gracias que jamás se ha conocido Sangre Divina, yo te doy gracias; Tú eres el grandísimo regalo de Dios al hombre, la prueba y promesa de amor eterno.

¡Oh Sangre Salvadora!, tan a menudo desconocida, despreciada y olvidada, yo me ofrezco a darte reparación durante mi vida, por mediación del Inmaculado Corazón de María, mi Madre. Yo deseo consagrarte todos los días de mi vida a Tu amor y adoración, pongo mi ser en forma especial bajo Tu poderosa protección, que Tu bendición siempre descanse sobre mi familia y sobre todos mis bienhechores, amistades, y todas las personas que conozco o se relacionan o han relacionado conmigo.

Cuando las tormentas de la vida se aglomeren cerca de mí, cuando pruebas y tentaciones me opriman fuertemente, sé Tú mi refugio y mi fuerza. Bendecidos por Ti, mis gozos serán más dulces y cada tristeza que yo tenga Tú la suavizarás. Sobre todo, a la hora de mi muerte, ¡oh Preciosa Sangre de Cristo!, sé Tú mi paz y mi esperanza. Que tu insignia sea mi pasaporte a las Eternas moradas, Tu Voz mi mediadora delante del trono de la Justicia de Dios, abriéndome las puertas de la Ciudad Inmortal, donde por siempre te podré amar y gozar. Amén.