17.7.17

Oración de San Cayetano para rezar ante el Santísimo Sacramento del Altar


Oración ante el Santísimo Sacramento (San Cayetano):

Versión en español:
"Vuelve, Señor, los ojos desde tu Santuario y desde la alta morada de los cielos, y mira con benignidad esta Sagrada Hostia que te ofrece nuestro gran Pontífice, tu Santo Hijo y Señor nuestro Jesús por los pecados de sus hermanos, y aplácate sobre la muchedumbre de nuestras maldades. Mira que la sangre de nuestro Hermano Jesús está clamando a ti desde la Cruz. Escúchanos, Señor: aplaca, Señor, tu ira: atiende y haz lo que te pedimos. No tardes, Dios mío, en hacerlo: hazlo por amor de ti mismo; porque esta ciudad y este tu pueblo llevan el nombre tuyo, todos somos tus hijos; y así trátanos según tu misericordia. Amén".

Versión en latín:
"Respice, Domine, de Sanctuario tuo, et de excelso cælorum habitaculo, et vide hanc sacrosanctam Hostiam, quam tibi offert manus Pontifex noster sanctus Puergtuus Dominus Iesus pro peccatis fratrum suorum, et esto placabilis super multitudinem malitiæ nostræ. Ecce vox sanguinis fratris nostri Iesu clamat ad te de Cruce. Exaudi Domine, placare Domine: attende et fac. Ne moreris propter temetipsum, Deus meus: quia Nomen tuum invocatum est super civitatem istam, et super populum tuum, et fac nobiscum secundum misericordiam tuam. Amen".




Esta oración se puede rezar cuando el Santísimo esté expuesto, y por la cual Pío VI concedió el 17 de octubre de 1796 perpetuamente Indulgencia plenaria al fiel cristiano que, habiéndose confesado y comulgado, visitare el Santísimo Sacramento en el primer jueves de cada mes, orando por las necesidades de la Santa Iglesia. También es válida aunque el Santísimo no esté expuesto, si se ora ante el tabernáculo (el sagrario) de una iglesia.

A los que realizaren la visita en cualquier otro jueves del año habiéndose confesado y comulgado, se conceden siete años y siete cuarentenas de Indulgencia.

Esta oración también ofrece indulgencias (en este caso de cien días) a todos los que la recen, al menos con el corazón contrito y ante el Sagrario, en cualquier otro día del año.

Todas estas indulgencias pueden aplicarse por las santas ánimas del Purgatorio.

| Redacción: OratorioCarmelitano.com / OratorioCarmelitano.blogspot.com